¿Sabes cómo mantener limpio tu material?

Como sabes, en Deliveroo recomendamos no solo tener material de reparto adecuado, sino también en buenas condiciones. Llevamos comida a los hogares de miles de clientes, y tenemos que asegurarnos de que estos alimentos son transportados de forma segura e higiénica.

Realizas muchas entregas, y es normal que a veces se den incidentes (bebidas derramadas, recipientes mal cerrados, bolsas rotas) que pueden hacer que tu material de reparto no esté en las mejores condiciones posibles. 

¿Sabes cómo limpiar tu mochila o cubo de reparto?

¡Es muy fácil! Este método de limpieza es útil tanto para las mochilas Roll-Up como para cubos o térmicas del tamaño que sea. 

¿Qué necesitamos?

  • Un estropajo.
  • Un trapo.
  • Jabón para lavar los platos.
  • Agua.

Sólo tienes que pasar el estropajo con el agua y el jabón por dentro de tu mochila, cubo y/o bolsa térmica. El material aislante no sólo conserva la temperatura de los alimentos, sino que también facilita su limpieza con un mínimo esfuerzo. Recuerda dar no sólo a las paredes, el “techo” o “suelo” del contenedor, sino también poner empeño en las esquinas y pequeños rincones donde puede haber alguna mancha.

Cuando hayas pasado el estropajo, usa un trapo limpio para retirar el exceso de humedad y secar el producto que quede dentro. Es mejor que el material se seque abierto, para así no retener los posibles restos de humedad que puedan quedar tras pasar el trapo.

¡También puedes limpiar el exterior de tu mochila! Repartir al aire libre hace que el material esté expuesto y sea propenso a mancharse. Si con el estropajo no funciona, puedes probar a hacer una mezcla de agua y bicarbonato de sodio para y aplicar sobre las manchas con un pequeño cepillo. Sólo tienes que dejar que actúe cinco minutos y luego retirarlo con un cepillo o un paño húmedo.

Recuerda dejar que las mochilas se sequen bien, y entonces ¡ya estarás listo para volver a repartir!