Mantente seguro en la carretera

Tu seguridad es nuestra prioridad, así que hemos creado una guía para asegurarnos de que estás preparado para circular de forma segura


Mantente seguro, mantente visible

– Es muy importante que todos los usuarios de la carretera puedan verte para mantenerte a salvo. Te recomendamos ropa de colores vivaces, fluorescentes y reflectantes.

– Asegúrate, por supuesto, de que las luces de tu vehículo funcionan correctamente y permiten que te mantengas visible mientras circulas por la carretera, sobre todo en horas o días de menos luz. Si vas en bicicleta lo correcto es equiparla con una luz frontal, una luz y reflectores rojos traseros y reflectores color ámbar en los pedales (en la parte frontal y traserade cada pedal).

– Asegúrate de que también tienes tu casco puesto y bien colocado mientras circulas, pero recuerda quitártelo cuando entres en un restaurante, centro de compras, estación u otro edificio.


Revisa tus frenos y ruedas

En condiciones de lluvia o humedad la goma de las llantas de la bicicleta se desgasta más rápidamente. Si quieres evitar cambiar las almohadillas de la bicicleta repetidamente puedes usar materiales más duros o especiales para clima húmedo. Si es posible, cambia los frenos a unos de disco.

Los frenos de bicicleta más gruesos y con una pisada más profunda te darán una mayor calidad de circulación en carretera y te brindarán más protección contra los pinchazos. Sellar los tubos internos de la rueda también funciona, y siempre es una buena idea tener una bomba de aire a mano y recursos contra los pinchazos y daños generales que se puedan generar en el día a día.

Los guardabarros son especialmente útiles en invierno, cuando la suciedad en las carreteras puede ser mayor debido a las lluvias o vientos fuertes. Si usas una motocicleta, debes tener las ruedas adecuadas o los elementos pensados para circular de forma segura, como tener cadenas cerca ante posibles nevadas o congelaciones del pavimento. Esto te asegurará una buena estabilidad en las carreteras mojadas, frías o heladas en los días de invierno.


Circula según las condiciones climatológicas

Circula con precaución, con el tiempo y distancia suficientes para poder reaccionar en caso de un suceso inesperado. Recuerda que las distancias de frenado deben ser el doble de lo habitual en condiciones de humedad o helor.

Evita los frenazos repentinos (a no ser que sea una emergencia) e intenta frenar progresivamente – si vas en bicicleta, es mejor que uses el freno trasero. A la hora de girar, evita frenar y acelera de forma suave. Puedes bajar el sillínde tu bicicleta para dar más tracción a las ruedas y que te sea más fácil colocar el pie en el suelo si necesitas frenar.

Asegúrate de tener cuidado y buscar caminos lo más secos y seguros posible en invierno. Además, las carreteras con muchas señales pintadas y alcantarillas pueden ser particularmente resbaladizas.


Mantente seguro, seco y abrigado

Las capas son la clave para mantenerte abrigado en los meses más fríos. Hay tres capas principales que te mantienen seco.

– Base: Esta es la capa que te mantiene seco. Esta capa debería ser suave, cómoda, delgada y, sobre todo, térmica e impermeable. La tela debe mantener la humedad alejada de la piel y “empujarla” hacia las capas externas para que no llegue a la piel.

– Aislante: Esta es la capa que te mantiene caliente. Puede ser tanto parte de arriba (camiseta) como de abajo (pantalones) y, dependiendo de las condiciones climatológicas, puede que necesites añadir un chaleco u otra capa aislante. No son aconsejables tejidos como el algodón o vaquero, ya que absorben la humedad. Esta capa debería ser algo más ancha y ligera.

– Externa: Esta es la capa que te protege de los elementos externos como lluvia o fuertes vientos. Por eso debe ser impermeable, ligera y tiene que permitir respirar. Busca chaquetas que sean más largas que la cintura y tengan elástico.


Bicicleta

Ir en bicicleta de forma cotidiana puede hacer que te hayas acostumbrado y olvidado algunas normas importantes. Aquí te recordamos algunas:

– Ten cuidado extra a la hora de incorporarte a otra vía: haz señas y no te desvíes de forma inesperada.

– Recuerda las siglas COSTA: Concentración, Observación, Espacio, Tiempo y Anticipación.

– Usa las luces, incluso la trasera, de día y noche.


Moto

Cada día vemos más motocicletas, sobre todo en la ciudad, así que asegúrate de recordar ciertos aspectos como estos a la hora de circular:

– Haz contacto visual con otros conductores a la hora de girar, abandonar o incorporarte a nuevas vías.

– Asegúrate de que llevas siempre un casco de calidad y correcto para ti. Si no es de tu talla, puedes correr peligro. Cuanto más espacio haya entre el casco y tu cabeza, menos protegido estás.